Error 404 - Una Mamá en las Nubes

¡Ya no queda nada! Vosotras no sé si seréis de decorar la casa por Navidades, pero en nuestra familia la cita con la puesta a punto navideña es este puente de diciembre, que solemos aprovechar para poner el árbol y decorar la casa.

Así que mientras vosotras leéis este post seguramente yo estaré bola arriba, bola abajo, entre guirnaldas de luz y espumillones, escondiendo estratégicamente bombones y polvorones por toda la casa, con la idea de que nadie caiga enfermo de un empacho de chocolate.

Decorando el árbol de Navidad en casa.

¿Por qué no decirlo? A mí me gusta y me emociona repetir cada año el mismo ritual. Nos llega toda la ilusión de las niñas, que están deseando que lleguen estas fechas para escuchar villancicos por la radio y cocinar pastas caseras en familia. Pues sí, ¡me encantan las Navidades!

Carta a Olentzero y a los Reyes Magos

Otra de nuestras tradiciones es escribir la carta a Olentzero y a los Reyes Magos. Esas caritas de ilusión al redactar los regalos que quieren pedir no tienen precio. Nosotros solemos animar a las niñas para que pidan un juguete que deseen mucho, uno solo, y se dejen sorprender con el resto de regalos, porque tanto Olentzero como los Reyes Magos las conocen muy de cerca y saben perfectamente qué les gusta y qué necesitan. Es una forma de evitar largas listas de regalos imposibles de cumplir. Y además así se centran y se dan cuenta realmente de qué es lo que más desean.

Los regalos de las Navidades de Una Mamá en las nubes

 

La regla de los cuatro regalos

¿Cuántas veces los niños se encuentran en Navidad y en Reyes con un montón de regalos y se dedican a abrir uno tras otro sin prestarles demasiada atención? Una locura que se duplica si en vuestra casa llegan juguetes tanto el 25 de diciembre como el 6 de enero.

Jugar es importante, los juguetes son necesarios, pero no olvidemos que un exceso de regalos puede provocar el efecto contrario: que los niños pierdan la ilusión y que no valoren el esfuerzo que hay detrás de cada regalo.

Imaginaos la mañana de Reyes en nuestra casa con tres niñas. Madre mía… La de años que nos hemos juntado con un montón de regalos por parte de abuelos y tíos… regalos que terminan en un cajón o guardados para ser disfrutados más adelante. No tiene mucho sentido, ¿verdad?

Por eso, a la hora de organizar el listado de los regalos de Navidad, a mí me viene muy bien utilizar “la regla de los cuatro regalos”. Es muy sencilla, consiste en:

  • Un regalo que el niño va a usar seguro. Puede ser ropa, zapatos, accesorios (una mochila, un bolso…).
Mochila de lunares hecha por Una Mamá en las Nubes.
¿Conoces nuestra mochila de algodón con estampado de lunares?
  • Un regalo que desee, porque mantener la ilusión es muy importante.
Niño jugando con un coche de juguete
Coche Midi Buck Red sesentero. ¡Súper vintage!
  • Un libro, para incentivar la lectura.
Libro: Animales de papel para montar y jugar de venta en Una Mamá en las Nubes
Monta y juega con este divertido libre de ‘Animales de papel’.
  • Un artículo que le resulte necesario por cualquier motivo: un saco de dormir, una tartera…
Tartera para niños de venta en Una Mamá en las Nubes.
MB GRAM ICEBERG, la tartera ideal para llevar la merienda de los más pequeños de la casa.

Con esta regla aciertas siempre: los regalos son útiles, la valoración por parte de los niños suele ser justa y, por supuesto, el presupuesto familiar para estos fines no se desbarata.

Espero que os sirva. Disfrutad mucho de estos días de fiesta. A ver si en breve os muestro en nuestras redes cómo nos ha quedado el árbol y las pastas.

Christmas is coming