Error 404 - Una Mamá en las Nubes

La temida gripe ha entrado en casa y llevo más de una semana ejerciendo de enfermera de unos y de otros. Mientras espero a que los virus me atrapen a mí, aprovecho para mostraros cómo confeccionar de forma casera unos saquitos térmicos de semillas a los que este invierno hemos sacado mucho partido en casa.

Yo los he hecho con semillas de espelta, pero hay quien utiliza otro tipo de semillas. Realmente podéis usar casi cualquier tipo de relleno: hay quien utiliza arroz o incluso huesos de cerezas.

Saco térmico de semillas acabado.

Qué se necesita:

  • Tela para el interior del saquito (una tela de forro o tipo sábana)
  • Una tela bonita para el exterior
  • Semillas de espelta (u otro tipo de semilla, o arroz, o…)
  • Máquina de coser
  • Aguja e hilo
  • Nota aromática: hay quien emplea lavanda para perfumarlos… pero, en mi caso, tras calentarlos el olor no resultaba muy agradable a las niñas, así que yo prefiero no hacerlo

Materiales para hacer un saco térmico de semillas.

Paso a paso

Antes de empezar, un detalle importante: las telas que utilicéis han de ser de algodón 100%, ya que los saquitos térmicos hay que calentarlos antes de su uso en el microondas.

Debéis cortar dos rectángulos de 25 x 25 cm de ambas telas (incluidos los márgenes de costura).

Coséis el primer rectángulo, dejando un margen de 4 cm para poder introducir las semillas. Una vez cosido le dais la vuelta para que las costuras queden en el interior, e introducís las semillas con ayuda de un embudo. Cuando lo hayáis rellenado cerráis el saco con unas puntadas.

Para la funda exterior os recomiendo coser la funda abierta por uno de los lados. Esto os permitirá lavarla cuando se ensucie.

Proceso de creación de saco térmico de semillas.

Cómo usarlos

Los saquitos de calor sirven para un montón de cosas. Por ejemplo, vienen fenomenal para calmar el dolor de las cervicales, para calentar la camita a los peques e incluso para aliviar los dolores menstruales.

Para calentarlo introducid el saquito en el microondas a máxima potencia durante minuto y medio o dos minutos.

Os vuelvo a recordar que las telas deben ser de algodón 100%, ya que se calientan en el microondas.

Y ya está. Pocos DIY más fáciles que este, ¿verdad? ¡A ver qué tal os sale!

 

DIY: Saco térmico de semillas