Error 404 - Una Mamá en las Nubes

Tanto hablaros de viajes por el blog y caigo en la cuenta de que no había escrito aún un buen post sobre mi ciudad, San Sebastián. Pues nada, vamos a ello, que Donostia se lo merece porque, como ciudad de veraneo, ofrece multitud de planes a disfrutar en pareja o con niños.

Y no exagero nada, ¿eh? Supongo que cada persona adora el lugar en el que nace, ya sea una ciudad con mar, esté en lo alto de una montaña o en pleno desierto… Yo no podría vivir sin Donosti, sin el Cantábrico de fondo. No me imagino la vida sin olor a salitre, sin los días de lluvia (que mira que me quejo de ellos cuando tocan). No podría vivir sin el Festival de Cine -nuestro Zinemaldi- ni sin los conciertos en La Trinidad del Jazzaldi. No me hago a la idea de no tener la oportunidad de comerme un buen pintxo donostiarra en cualquier barra de bar, ni de dar un paseo sin ver las txalupas mecerse suavemente en las aguas del muelle.

bahia de la concha de donosti desde el monte igueldo

San Sebastián son muchas ciudades en una: es tranquila, acogedora, generosa, pero también activa, vibrante, sugerente… La podríamos definir como un paraíso de la gastronomía, la cultura y el buen vivir. Y, sobre todo, como una acogedora ciudad gracias a unos anfitriones que os van a tratar la mar de bien: los donostiarras, verdadero patrimonio de la capital gipuzkoana.

Una ciudad, tres playas

En cierto modo, San Sebastián es una ciudad grande para lo pequeña que es. Tenemos la suerte de contar con tres playas: la Zurriola, la Concha y Ondarreta. Tres playas, además, con tres ambientes diferentes. Cada una de ellas tiene carácter propio; todas son ideales para ir en familia, pero es verdad que hay diferencias.

En la Zurriola encontraréis un ambiente más informal y juvenil, perfecto si vais con niños adolescentes, ¡les encantará! Olas grandes y combativas. El paraíso de los surfistas donostiarras.

palacio de congresos kursaal en el barrio de gros y junto a la playa de la zurriola en san sebastian
Palacio de congresos Kursaal junto a la playa de la Zurriola en el barrio de Gros

La playa de Ondarreta es la más tranquila, muy adecuada para ir con niños pequeños. De hecho, es la única que cuenta con un parque de juegos infantiles, playeros y acuáticos. Ubicada al oeste de la bahía, está muy cerquita de otro punto de la ciudad que tenéis que visitar sí o sí: El Peine del Viento de Chillida. Un lugar casi místico donde dejarse hipnotizar por el paisaje de esculturas en alta mar y el sonido del agua filtrándose por unos sifones esculpidos en la piedra.

baño en la playa de la concha de donosti
Izda: Playa de la Concha | Dcha: Cubos apilables de Quut

La Concha es “La playa” por excelencia. Todo el mundo se enamora de esta playa, situada en pleno centro de la ciudad. Su bahía es la postal de San Sebastián más repetida, el llamado “marco incomparable”. Su extensión abarca un hermoso paseo, que va desde el puerto hasta el Palacio de Miramar. No podéis dejar de haceros una foto junto a su famosa barandilla, única en el mundo. El baño en esta playa es muy tranquilo debido a la ausencia de corrientes gracias a la Isla de Santa Clara, que, situada justo en medio, dispersa y calma el oleaje. Isla que, por cierto, se puede visitar.

barandilla de la concha en san sebastian
Barandilla de la Concha

Visita a la Isla de Santa Clara

Seguro que este plan les encanta a los más peques. Desde el puerto de la Parte Vieja podéis tomar un barco que os lleva hasta la Isla. Imaginaos la emoción de los niños cogiendo el barco. Al llegar a la isla algunas opciones son subir hasta el faro y hacer un picnic en cualquier merendero: es una isla con mucha vegetación y caminos donde pasear en sombra. El viaje se completa con un buen baño en la pequeña playa desde la que se ve la ciudad justo enfrente. En verano hay servicio de duchas, baños y puesto de socorrismo. Un plan fantástico que os encantará.

barco para ir a la isla santa clara de visita en san sebastian
Puerto de San Sebastián

El Aquarium

Os confieso que uno de los planes preferidos de mi familia es ir en bicicleta desde Urnieta hasta Donostia. Nos quedamos a comer en la cafetería-restaurante del Museo de San Telmo y caminamos por el Paseo Nuevo hasta llegar al Aquarium. Una vez allí, lo visitamos, por supuesto.

paseo nuevo de san sebastian que llega al aquarium
Paseo Nuevo

En mi familia somos muy fans del Aquarium. No nos cansamos de visitarlo nunca. Es uno de los mejores museos oceanográficos de Europa. Con más de 31 acuarios, destaca un gran tanque con una visión espectacular de 360º con la que vuestros hijos alucinarán. Ah, ¡y podrán ver tiburones!

museo de aquarium de donostia
Aquarium

Subir al Monte Igeldo en el funicular

¿Sabíais que hay un parque de atracciones en Donostia? Pues sí, en el Monte Igueldo hay un parque recreativo con unas impresionantes vistas a la ciudad. Tenéis la opción de subir en coche y aparcar, previo pago, o subir de forma diferente y atractiva en los vagones de madera del funicular. Si subís en coche os recomiendo visitar el faro, que está muy cerquita.

funicular para subir al monte igueldo de la ciudad de san sebastian
Funicular

Ojo, no os vayáis a pensar que es Port Aventura. El del Monte Igueldo no es un parque con grandes atracciones. Tiene una encantadora Montaña Suiza (eso es, Rusa no: Suiza) por la que parece que no pasa el tiempo. También se puede pasear en las barquitas del estanque, saltar un rato en las camas elásticas, montar en los autos de choque… Podéis comer y tomaros algo, por supuesto. Seguro que en familia os lo pasáis de maravilla.

parque de atracciones del monte igueldo
Parque de atracciones del Monte Igueldo

Festival de jazz

Os podría seguir contando planes y planes, porque aunque, como ya os he dicho, es una ciudad pequeña, el verano donostiarra es eterno y siempre hay cosas que hacer. Si os acercáis en julio no os perdáis el Festival de Jazz, nuestro Jazzaldia. Del 20 al 25 de julio la ciudad vibrará al son del jazz en múltiples escenarios. Hay música y espectáculo para todos los gustos, también para los más txikis. Os dejo la programación por aquí para que le echéis un vistazo.  Os aseguro que el ambientazo de la ciudad estos días es increíble. Salir a cenar y terminar la noche escuchando buena música en la playa es sin duda alguna el mejor de los planes en estos días.

Termino con la sensación de dejarme muchas cosas en el tintero, muchas, muchísimas. Por ejemplo, necesitaría otro post gigantesco para haceros un recorrido gastronómico por la ciudad. Todo llegará.

No dudéis en contarnos si venís. ¡Os esperamos con los brazos abiertos!

Donostia, un verano sin fin