Error 404 - Una Mamá en las Nubes

Confesadlo: ¿habíais escuchado alguna vez este término? Tal vez os sonará aquello de la Generación X, si pertenecéis como yo a la generación de quienes nacieron tras el famoso baby boom patrio, los que vimos nacer el CD y el ordenador de sobremesa. Es decir, nosotros, los nostálgicos de tiempos más analógicos que acostumbramos a escuchar la música de las fiestas Remember con una lagrimita asomándose al ojo pero, sobre todo, con una gran cantidad de recuerdos imborrables de nuestra infancia y adolescencia, allá por los años 80 y 90.

La tecnología de la generación X

Seguro que también habéis oído hablar de los millennials, la generación que llegó cuando internet era ya algo presente en nuestras vidas, el disquete del ordenador había pasado a la historia (¡el cassette ni te cuento!) y los móviles dominaban el mundo.

Hijos y redes

Si tenéis un hijo nacido entre 1995 y 2015 tenéis que saber que sois madres o padres de un hijo o hija de la Generación Z, una nueva hornada de jóvenes autodidactas muy creativos que han nacido, crecido y vivido inmersos en tecnología y pantallas.

Si además ese hijo o hija tiene un pie en la adolescencia, empezaréis, aunque quizá nunca lo imaginasteis, a interesaros por eso de las redes sociales. WhatsApp es hoy el inicio y el fin de todo, así que, si alguien de por aquí tiene hijos de esa edad y aún no sabe a qué nos referimos cuando hablamos del double check, más vale que se ponga las pilas.

Adolescente de la Generación Z

Pero ojo, que eso no es todo. Hay que actualizarse para tener algo que comentar con tu hijo, para no despegarte demasiado… Y también para controlarles un poquito, por supuesto. Así que después de WhatsApp pasaos por aplicaciones como Instagram, Snapchat, Musical.ly y por supuesto Facebook. Aunque, a la velocidad que va todo, lo más probable es que estemos al principio y las redes sociales crezcan imparablemente con aplicaciones nuevas.

Al loro

Quien se aventure en este terreno por primera vez se va a ver sacudido por cómo han cambiado las cosas. Términos como el “sexting”, una práctica cada vez más frecuente y temprana entre adolescentes, que consiste en el envío de texto e imágenes de contenido sexual grabados por la propia persona que envía el mensaje, o el “ciberbullying”, es decir, el acoso y abuso de compañeros vía móvil, ponen los pelos de punta.

Ciberbullying de la Generación Z

Visto desde la distancia, da cierta inseguridad, al menos a mí como madre. Tengo la sensación de estar entrando en un terreno de arenas movedizas por el que antes o después habremos de transitar en familia. Después de años de reflexionar acerca del mejor modo de poner sobre la mesa el tema de la sexualidad, resulta que hay temas muchísimo más peliagudos de los que charlar con nuestros hijos.

Diálogo y formación (la nuestra)

Para poder hablar el idioma de nuestros hijos e hijas, para entender cómo se relacionan y los problemas que les puedan ir surgiendo, no nos queda otra que conocer de alguna manera el terreno en que se mueven.

Lo desconocido da miedo, así que leer, formarnos y, por qué no, hacernos usuarios de ciertas redes quizá nos pueda ayudar a entenderlos mejor. Por otro lado, favorecerá que no les prejuzguemos.

El importante acercamiento de los padres a los hijos de la Generación Z

Está claro que los tiempos cambian, siempre lo han hecho y lo seguirán haciendo. Es ley de vida. Nuestra infancia tampoco fue como la de nuestros padres… ¿o alguien es capaz de asegurar que no sintió en alguna ocasión que nadaba a contracorriente en su casa y no le entendían?

Trabajo social

Así que, ¡a trabajar! Para poneros al día en redes sociales os os recomiendo seguir en Facebook a Olga Grande y sus podcast de Generación Z, el blog de María Zalbidea o el blog de familia, tecnología y ciudadanos digitales. También encontraréis guías y mucha información sobre sexting y ciberbullying en la web Pantallas amigas.

Aunque, para encarar cualquier tema en familia, nada mejor que hacerlo con el diálogo y la confianza.

Madres de la Generación Z