Error 404 - Una Mamá en las Nubes

Me encanta Madrid. Hubo unos años en mi vida en los cuales por motivos de trabajo solía visitar Madrid varias veces al año. Me encantaba pasear por sus calles durante horas. A pie, nada de metro. Sin embargo, nunca tuve la oportunidad de hacerlo en Navidades, es una asignatura pendiente que ojalá pueda cumplir algún año.

Se me ha ocurrido pedirle a Ruth, del blog Julepe de Menta (Vida y milagros de una madre a tiempo completo), algunas pistas para visitar Madrid con las niñas. Conocí a Ruth en un curso de Hello! Creatividad y os aseguro que es la mejor anfitriona para conocer Madrid en familia. Solo por eso y por su fantástica receta de galletas vale la pena darse una vuelta por su blog.

…………………………………………………………………………………………………………….

Madrid Río

La ribera del río Manzanares a su paso por la capital es un imprescindible, sobre todo con buen tiempo. Es buena idea comenzar el paseo en Legazpi, en el Matadero, donde se celebran exposiciones, talleres para los más pequeños, teatro, conciertos para todos los públicos. Dentro, La Cantina, es un lugar genial para un desayuno tardío o comer algo antes de emprender el paseo en el que te encontrarás con un skate park, toboganes gigantes, originales columpios y mil entretenimientos para todas las edades. Después hay algunas terrazas donde beber algo, pero yo llevaría preparado un picnic para tomar en el césped. La ruta termina en Príncipe Pio, justo frente al Campo del Moro, los jardines del siglo XIX que rodean la parte baja del Palacio Real. Es un pequeño bosque en el centro de la ciudad que tiene un punto decadente que me encanta.

Columpio bajo un puente en Madrid
Los columpios en Madrid-Río son una pasada

El Retiro

Supongo que una ruta en Madrid con niños debería empezar en el Parque del Buen Retiro. Uno de los pulmones en el centro de la ciudad, ofrece exposiciones, paseos en barca, parques infantiles y teatro de títeres cada fin de semana. El Retiro es uno de mis primeros recuerdos de niñez, El Palacio de Cristal tiene algo mágico, como los amaneceres junto al lago. A su alrededor, algunos de los lugares kidsfriendly más chulos de la capital, como la Casa de Fieras, La Bolsa Mágica o Baby Deli, donde tomar un café mientras ellos juegan. Muy cerquita, en la sede del Ayuntamiento, podrás subir a la terraza mirador, que también tiene cafetería y restaurante, y coger fuerzas para adentrarte en el bullicio del centro y la Gran Vía.

Palacio de cristal en El Retiro, Madrid.
Pasear tranquilamente por el Palacio de Cristal es una gozada

Malasaña

El barrio hipster por excelencia, donde encontrar de todo y para todos los gustos. Desde la concurrida calle Fuencarral a las callecitas con pequeños comercios. Si vas con niños muy pequeños, la plaza del Dos de Mayo es un oasis donde ellos juegan en los columpios mientras tu puedes tomar algo en alguna de las terrazas que hay alrededor, sin perderles de vista. Para comer, nos encanta La Mucca de Pez (con mucho espacio y una terraza muy kidsfriendly) y Bosco de Lobos. Por la noche, tomar algo en el Pez Tortilla, pero muy prontito, que es pequeño. Los polos naturales de Lolo Polos, las crepes de La Rue y los cereales de Cereal Huntersel sitio más de moda. Muy cerquita, y de camino a Conde Duque, tienes el que para mí es el mejor café de Madrid.

Niña tomándo un polo en Lolo Polos
¡Qué rico está el polo de Fresa de Lolo Polos!
Interior de la tienda Cereal Hunters
En Cereal Hunters tienes para desayunar miles de cereales distintos

Conde Duque

Sin duda mi barrio favorito, donde hemos criado a nuestros hijos y en cuyas calles me siento en mi sitio. A espaldas de la Gran Vía y a un paso de Malasaña, un barrio que combina el encanto de lo antiguo, con comercios de barrio de toda la vida, con lo nuevo, como la fachada más instagrameable de la ciudad (El Museo ABC). En el Centro Cultural Conde Duque siempre hay algo interesante, y su programa de Navidad es nuestro favorito. Imprescindibles, los desayunos del Federal, en la Plaza de Comendadoras y los sandwiches de autor de Crumb. Y este otro pequeño café donde pasar un rato tranquilo y hygge, si los niños te dejan…

Interior del Museo ABC
Parada obligatoria en el Museo ABC

Parque del Oeste

Y a un paso, cruzando la Plaza de España, el monumento más antiguo de Madrid, el templo egipcio de Debod. Si vas en festivo y al atardecer, sigue a la masa y no tendrás pérdida porque su puesta de sol es la más deseada y fotografiada de la ciudad. Varios parques infantiles, empezando en Ferraz, subiendo al lado del templo y más adelante, en el Parque del Oeste, hacen que la zona sea genial para pasar el día con los niños, hacer un picnic o montar en bici. Y si os gustan las alturas, el teleférico te lleva directo a la Casa de Campo, desde donde se accede al Zoo y al Parque de Atracciones (un tip, compra tu entrada online para evitarte la cola). Ya sabéis lo que dicen… ¡De Madrid al cielo!

Madrid (por Julepe de Menta)