Error 404 - Una Mamá en las Nubes

No, no es éste un post al uso donde encontraréis planes para hacer con los niños este verano.

No, no vengo a contaros la gran variedad de colonias, campamentos, cursillos y un largo etc. lleno de actividades para mantener a los niños entretenidos este verano. No, nada que ver.

Esto va de vacaciones, de vacaciones como las de antes, como las que yo viví en mi infancia.

No tengo fotos para mostraros de aquel entonces. Mis padres no han sido nunca muy aficionados a la fotografía, pero hay imágenes que se quedan grabadas en la retina, a fuego, a sol, al sol de Cáceres, que es donde yo veraneaba.

Me recuerdo sentada en la calle con el resto de niños observando las hormigas, siguiendo el camino hasta que se perdían una a una por un pequeño agujerito. Recuerdo el burro que tenían mis abuelos, sus rebuznos que eran capaces de silenciar cualquier conversación en la mesa. Recuerdo el caminito, lechera en mano, para recoger la leche de cabra que compraba mi abuela Teresa a una vecina, La Jacinta. Que en los pueblos uno no es nadie sin un La delante. Y ese olor a leche hervida. Yo le repetía una y otra vez a mi madre que a mí me gustaba la leche de Donosti, no esa.

IMG_0512

Recuerdo abrir un tomate en dos, echarle sal y comerlo como quien come una naranja. Las tardes buscando moras silvestres y las noches contando estrellas, buscando la “Osa Mayor“.

Recuerdo levantarme llena de picotazos de mosquitos, el sonido de los altavoces de vendedores ambulantes y las mañanas en el mercado.

Podría hablaros de tantas cosas. De cosas que sucedían despacio, sin tele, sin prisas, sin libros …

IMG_0562

La vida está para vivirla, para experimentar, para soñar, para explorar,  para poder sacar uno sus propias conclusiones también.

Ya sé que quizá suene un poco o bastante entusiasta, soñador o incluso utópico, pero dejemos a los niños ser niños. Ya les tocará saber lo que existe tras el telón. Quizá nuestros hijos cambien el mundo si saben que tienen la capacidad de poder hacerlo.

Hoy me quería  recordar a mí misma lo que debe ser la infancia. Ojalá sea capaz de darles a mis hijas ese espacio de libertad, de crecimiento a través del juego, de contacto con la naturaleza. De poder tener tiempo hasta para aburrirse, para no saber qué hacer.  Porque es “ahí” donde se desarrolla la creatividad, donde surge el ingenio, donde generan recursos, ¡No sabéis lo importante que es aburrirse!

manifiesto-euskera

Y para recordármelo el “Manifiesto” de To the Wild , no puede ser más bonito y claro a la vez

Lo hemos colgado en el escaparate de la tienda, porque es un poco “Nuestro Manifiesto” también, con permiso de Diana y Lole, sus creadoras.

Y aprovecho esta ocasión para dejaros  un artículo que habla sobre las vacaciones y los deberes en verano y que recojo de la comunidad Sin Deberes . 

Os invito a esa reflexión como padres y nos vais contando lo que disfrutáis este verano de mientras.

Feliz summer

 

 

Qué hacer en vacaciones con los niños