Error 404 - Una Mamá en las Nubes

La semana pasada os contaba en el blog cinco pequeños pasos sencillos con los que podemos reducir el plástico en casa, y hoy sigo erre que erre, empeñada en hacer lo que esté en mi mano contra la contaminación.

No se me va de la cabeza el problema. Me parece evidente que sobran los motivos por los que deberíamos tomarnos realmente en serio este asunto. Para coger fuerzas, os invito a ver el documental Isla de plástico. Bastan los primeros cinco minutos para hacerse una idea de la terrorífica dimensión del problema.

Más calidad y menos cantidad

Qué importante es ser conscientes de la cantidad y la calidad de lo que consumimos, ¿no creéis? Hablo en todos los sentidos, tanto en el consumo de alimentos como en general.

En lo que se refiere a la alimentación, en nuestra casa intentamos consumir productos locales preferiblemente. Comprando productos de temporada y de la zona es más fácil saber qué consumes, de dónde proviene y cómo está cultivado. Los productores, en principio, se ahorran los envases y embalajes para trasportar los alimentos, y el producto pasa por menos procesos, como cámaras frigoríficas, etc. Se abarata porque tiene menos intermediarios y además contribuyes a mejorar la economía local de tu zona.

Verduras de temporada sin embalajes. Consumo responsable

Hay que poner de moda lo natural

En moda preferimos optar por prendas de fibras naturales, generalmente prendas de algodón. Yo personalmente hace años que no compro ropa confeccionada con poliéster. Me voy a quitar un poco de mérito: he de reconocer que fue una elección forzada al principio. Prácticamente soy una central de electricidad electroestática y las prendas de poliéster se me adherían constantemente al cuerpo.

Telas 100% algodón. Consumo responsable

Ahora sé que el poliéster está realizado con productos químicos procedentes del petróleo, y que lo peor de este material es que no se descompone. En consecuencia: es un grave contaminante. Así que, ¡abajo el poliéster! ¡Viva el algodón!

Marcas responsables

Por suerte, cada vez hay más marcas que optan por prendas de algodón ecológico y por unos procesos de fabricación éticos. En nuestra tienda encontráis marcas como Lotiekids y Gray Label, que os aseguran la protección de vuestros peques. Muchas clientas que tienen hijos e hijas con pieles delicadas esperan como agua de mayo cada temporada para renovar armario.

Ropa de niños con material 100% algodón y reutilizable Lotiekids. Consumo responsable.
Vestido sombreros, vestido llamas y sudadera de cocos – Ropa infantil de Lötiekids.

También hay cada vez más marcas de adultos que empiezan a sumarse a esta corriente. Firmas como Ecoalf confeccionan sus colecciones con materiales reciclados. Lo destacable es que estas prendas tienen el mismo nivel de otras colecciones que usan materiales que no lo son. Es decir, no las tratan como modelos de segunda categoría solo por ser recicladas y reciclables.

Trasformar los residuos en materia prima sin necesidad de consumir recursos naturales es uno de sus objetivos. Tienen además un bonito proyecto llamado Upcycling the Oceans que está ayudando a limpiar el Mediterráneo. Lo llevan a cabo en colaboración con otras fundaciones y con pescadores locales.

Ecoalf upcycling the ocean. Consumo responsable
Foto vía ItFashion

La actitud es lo que cuenta

Quedan muchísimos pasos por dar, algunos más complicados que otros, porque es indiscutible que hay ciertas comodidades instauradas en nuestro día a día a las que es difícil renunciar. Pero también es una realidad que siempre hay algún pequeño gesto que podemos hacer.

Yo, por ejemplo, he decidido renunciar al papel de aluminio. Hemos confeccionado en la tienda unos bonitos porta-alimentos que además sirven de mantelito, y con eso evito el papel de plata con el que envolvía los tres bocadillos diarios de las niñas. Los podéis encontrar en la sección de Handmade de la tienda, hay diferentes modelos.

Fundas de tela para alimentos. Consumo responsable
Porta alimentos barcos, bolsa snacks y porta alimentos chevron

Cada gesto cuenta, y mucho. En Una mamá en las nubes hemos intentado ser respetuosas con el medio ambiente desde el principio. Lo puedes comprobar en nuestra web, en este blog o con las promociones y noticias que te hacemos llegar a través de nuestra newsletter.

Nosotras sabemos que cuidar el planeta es una cuestión de actitud. ¿Cuál es la tuya?

¿Qué has hecho hoy por el planeta?