Error 404 - Una Mamá en las Nubes

Este mes cumplo cuarenta años y tengo que reconocer que la cifra me da cierto vértigo. Y aunque digo vértigo y no miedo, he de reconocer que esta etapa me está removiendo más de lo que pensaba. Sinceramente, no creo que sea culpa de la tan famosa «crisis de los 40», sino que se trata más bien de un momento de inflexión en el que empiezas a mirar hacia atrás con cierta perspectiva y a encarar el futuro con la sensación de estar en el ecuador del viaje… Aunque quizá esa sea precisamente la característica principal de la crisis de los 40, ahora que lo pienso.

ana de una mama en las nubes y la crisis de los 40

Como ya sabéis, tengo tres niñas de 9, 7 y 5 años. Cada vez que pienso que hace casi una década que fui madre por primera vez comprendo que el tiempo pasa muy rápido. Han sido diez años de noches en vela, de pasar de dormir dos en la cama, a dormir tres, cuatro y hasta los cinco juntos. Siempre me he arrepentido de no haber comprado una cama de 2×2. No lo dudéis si tenéis la ilusión de ser familia numerosa.

¡Qué explosión, la maternidad! Me atrevo a decir que es el mayor cambio posible en la vida de una persona. Lo que habré llorado y reído y, sobre todo, lo que me ha hecho crecer como persona. No hay mayor responsabilidad que ser y sentirse responsable de la vida de otra persona, y mucho más si esa cosita es hijo tuyo, y algo tan indefenso como un bebé.

Crecen los hijos, crecen las preocupaciones

Recuerdo los primeros meses del nacimiento de mi hija mayor. Me pasaba la vida de la farmacia al ambulatorio. Era una ida y vuelta sin fin.

Cuando solo teníamos a mi hija mayor acostumbraba a hervir el chupete cada vez que se le caía al suelo para eliminar los posibles gérmenes. Cuando nació la mediana y era ella la que usaba chupete, si se le caía lo lavaba bajo el agua del grifo. Más avanzado el tiempo, era el chupete de la pequeña el que se caía al suelo… y entonces lo frotaba un poco y a correr. Así evoluciona la supervivencia con tres hijas, porque ser madre a veces parece cuestión de eso, de sobrevivir al día a día.

View this post on Instagram

Un parque como pocos quedan ya …

A post shared by Simplemente Ana (@ana_everyday) on

Las preocupaciones de una madre son infinitas: la lactancia, las fiebres, las comidas, el peso y los malditos percentiles dejan paso con el tiempo, sin embargo, a otras preocupaciones. Hoy me encuentro a mis casi cuarenta años asomándome al abismo de la adolescencia de mis hijas y me digo a mi misma que esto es un sinvivir.

Las nuevas tecnologías, la sexualidad, los amigos… Está claro, chicas, que el círculo de preocupaciones se abre. Y ahora desgraciadamente esto no se soluciona con una visita al pediatra.

Naturalidad y buen humor

Ser padres es todo un desafío al que hay que enfrentarse con muchas ganas y grandes dosis de humor, como solía recomendar el añorado Carles Capdevilla. Aprender mientras se hace camino y equivocarse caminando. Y sin perder nunca la alegría ni el sentido del humor. Yo me he grabado unos términos clave en la mente y me los repito como un mantra: “Diálogo, confianza, calma”… Y mucho cariño, que hay abrazos que dicen mucho más que cualquier palabra.

Ay, si pudiera volver atrás os juro que no cambiaría nada de estos últimos diez años de maternidad.

Así que ¿sabéis lo que os digo? Que en el fondo no se ven nada mal las cosas desde este ecuador. Y es que con el tiempo se gana mucho en serenidad y calma, y se aprende a valorar la vida tal y como es. Sin filtros.

De modo que bienvenidos sean estos primeros cuarenta. Vamos a por los siguientes.

Welcome 40

4 comentarios en “Welcome 40

  • 9 noviembre, 2017 a las 9:44 pm
    Enlace permanente

    Muy bonito Ana, además estás estupenda. Solo te falta retomar el cante, aunque sea por celebrar. Un beso grande, guapa ❤️

    • 14 noviembre, 2017 a las 11:35 am
      Enlace permanente

      Gracias Ruth, pues lo del cante, no te diría que no … Besitos!

  • 9 noviembre, 2017 a las 2:25 pm
    Enlace permanente

    Ay Ana! Que post más bonito y sincero has escrito, como la vida misma!! Me veo totalmente reflejando en cada una de tus palabras y no sólo porque yo también tenga 3 hijos. Me queda poco para los 40 y sí, estoy totalmente de acuerdo contigo, es por el ecuador de la vida!! Pero recuerda que todo lo vivido suma, no resta.
    Un abrazo fuerte a ti y el resto del equipo, Itsaso y Lierni.

    • 14 noviembre, 2017 a las 11:34 am
      Enlace permanente

      Muchas gracias Josune, seguiremos sumando, a por los siguientes 40!

Los comentarios están cerrados.